Martes 01 de Diciembre de 2020

TRIBUNAL FEDERAL DE JUSTICIA ADMINISTRATIVA.

Un tribunal moderno, certero y eficaz que brinda seguridad jurídica a la inversión, coadyuvando con la estabilidad
social del Estado Mexicano.

FISCALIZACIÓN MULTILATERAL.

La fiscalización transfronteriza y multilateral abre un espacio para encontrar nuevas brechas de evasión y elusión fiscal.

EL CONGRESO MEXICANO.

Un ente estabilizador de la inversión, desarrollo y catapulta de la seguridad jurídica en México.

Las reformas estructurales en materia económica, tributaria, presupuestaria y financiera. Un reto materializarlas
en la esfera de los ciudadanos.

PODER JUDICIAL DE LA FEDERACIÓN.

La teoría de la configuración del tributo, rompe paradigmas y fija los ejes para el amparo de las próximas generaciones.

ILEGALIDADES EN EL DICTAMEN DE ESTADOS FINANCIEROS.
El dictamen de estados financieros ha sido a travs del tiempo, una herramienta valiosa que ha permitido a las autoridades fiscales allegarse de informacin sobre el cumplimiento de las disposiciones fiscales de los contribuyentes, responsables solidarios y terceros con ellos relacionados.

De conformidad con el artculo 42 fraccin IV, del Cdigo Fiscal de la Federacin, es atribucin del Servicio de Administracin Tributaria realizar la comprobacin del cumplimiento de las disposiciones fiscales respecto de los sujetos pasivos de la relacin jurdica tributaria. Esta facultad en Mxico tiene dos acepciones, pues en realidad la funcin de la autoridad no se acota slo a comprobar el cumplimiento, sino a investigar los hechos imponibles que no fueron declarados por el particular.

El aspecto denominado comprobar est enfocado a corroborar si la informacin que contiene la contabilidad, coincide con lo declarado por la empresa; mientras que el aspecto investigar, est enfocado a la determinacin por la propia autoridad de las bases que no declar el particular, es decir, la investigacin busca descubrir tanto el hecho imponible como el monto de la base sobre la cual ha de calcularse la tasa; mientras que la comprobacin, nicamente se cerciora de que la base tributaria declarada coincida con la informacin contable.

Precisamente el dictamen de estados financieros es coherente con estos presupuestos, pues el contador que dictamin los estados financieros, es aqul que comprueba la base aplicaba y la funcin del fisco slo se acota a exigir las diferencias cuando existen. Pero si el fisco tiene dudas respecto del cumplimiento del contribuyente, su funcin comprobadora, se vuelve investigadora y ejerce las atribuciones previstas en el artculo 42 fraccin IV del Cdigo Fiscal de la Federacin.

Debemos recordar que el 5 de enero de 2004, se incorpor al Cdigo Fiscal de la Federacin el artculo 52-A, que regula el procedimiento de revisin secuencial respecto de todos los contribuyentes que dictaminen sus estados financieros de forma obligatoria o voluntaria. En la actualidad dicho procedimiento fue desnaturalizado, puesto que con las ltimas reformas a dicho precepto, se le quito el sentido por el cual fue creado. Por ello, la revisin del dictamen es una herramienta muy eficaz para las autoridades fiscales, aunque de poca seguridad para los contribuyentes, ya que los beneficios de ser dictaminado, fcilmente se pierden entre el complejo conjunto de regulaciones legales.

Por ello, lo que hoy debemos analizar es si la forma en como se realiza la revisin del dictamen es correcto y legal. Para llegar a la respuesta de una cuestionante de esa ndole, debemos evaluar si el ejercicio de las facultades de comprobacin es legtimo, pues de ello depender el juicio legal que se haga. Por ello, si partimos de la premisa que las facultades estn contenidas en ley, eso legitima dicha facultad, pero su procedimiento, es el que lo desnaturaliza, pues en lugar de ajustarse a los lineamientos previstos en el artculo 48 del Cdigo Tributario, se realizan actuaciones que estn fuera del marco legal y que incluso, invaden el derecho a la intimidad, cuyo derecho fundamental tutela la vida privada.

Debemos recordar que cuando la autoridad decide iniciar esta facultad de revisin del dictamen. Sustenta en primer trmino su acto en el artculo 42 fraccin IV y 52-A fraccin I del Cdigo Fiscal de la Federacin, cuya armona permite revisar el dictamen de estados financieros de un determinado contribuyente. Estos preceptos contienen en general la facultad para revisar el dictamen y regulan el procedimiento de revisin secuencial, los cuales se vinculan a otras disposiciones como el artculo 32-A y 52 del mismo Cdigo, as como 55 de su reglamento.

Esta revisin inicia envindole un citatorio al auditor para que ste acuda a las oficinas de las autoridades a la revisin de los papeles de trabajo. Por lo que stos, en acatamiento a dicho requerimiento, -que por cierto no pueden burlarlo porque se haran alrededores a sanciones en lo individual-, acuden a dicha cita y se ponen a disposiciones de las autoridades fiscales en sus oficinas, para desahogar el procedimiento de comprobacin que inicia con el primer acto que se notifique el contribuyente (copia del oficio al contribuyente).

Al iniciar la revisin, se parte de una serie de cuestionamientos directos al propio contador, -a modo de declaracin-, a fin de que ste justifique y aclare cualquier duda que tenga la autoridad fiscal respecto de la situacin fiscal del contribuyente. Este es el primer punto donde se enfoca la problemtica. En realidad pueden citar al domicilio de la autoridad a que fsicamente desahogue una serie de preguntas, cuestionamientos e interrogantes?

Sobre este tema, basta resaltar que el sistema tributario nacional est legalizado, es decir, el sistema exige que las actuaciones se desahoguen por medio de escritos y no de comparecencias personales, sobre todo tratndose de la materia tributaria, donde este tipo de comparecencias no viene regulada en ninguna parte del Cdigo Fiscal de la Federacin.

Por ello, debemos preguntarnos si es correcto que obliguen a los contadores a comparecer de forma personalizada antes las oficinas de las autoridades fiscales?. Evidentemente la respuesta es negativa, pues no existe sustento legal en ninguna disposicin sustantiva o adjetiva que contemple este supuesto ni que el ejercicio de las facultades de comprobacin se desahoguen de forma personal o con comparecencias.

Esto tiene sentido, porque en una comparecencia personal se pueden tocar temas, puntos, o incluso, realizar afirmaciones sobre periodos, ejercicios, o contribuciones que no forman parte del objeto de la revisin. Por eso, lo que se tutela en el acto de comprobacin, es precisamente que el gobernado tenga conocimiento de todas y cada una de las actuaciones que se realizan dentro de la revisin, pero no as dentro de una actividad que no sabra si se revela informacin de forma verbal que en el futuro, pueda ser utilizado en contra de s mismo. Por este motivo, resulta claro que la cuestionante citada, tiene una respuesta negativa, pues el artculo 42 fraccin IV y 48 del Cdigo Tributario, no permite, faculta o reglamenta que para realizar la revisin del dictamen, se deba citar de forma personal al contador al domicilio de las autoridades fiscales.

Del mismo modo, el artculo 52-A del Cdigo Tributario, tampoco establece esta caracterstica de revisin, por ello, debe desestimarse que la autoridad pueda realizar la cita fsica de los contadores que dictaminan sus estados financieros, pues an en el supuesto que la autoridad tuviera facultades en el reglamento interior del Servicio de Administracin Tributaria para realizar esta actividad irregular; el reglamento no puede generar procedimientos especiales que no se encuentren contenidos en el artculo 48 del Cdigo Fiscal de la Federacin.

De esta manera, si llegamos a un primer conclusin de que no existe en la Ley un procedimiento que permita revisar de forma fsica los papeles de trabajo con los contadores que dictaminan los estados financieros. Entonces tenemos que pasar a una segunda pregunta. Qu viola la comparecencia del contador ante las autoridades fiscales? La pregunta abarca dos aspectos vinculados a la intimidad. Los aspectos objetivos y los elementos subjetivos del gobernado, esto es, por el hecho de que un contador acuda ante las autoridades fiscales a desahogar las diligencias de revisin de papeles de trabajo, ya se estn contraponiendo a los intereses del gobernado, pues aqul acta sin un apoyo legal que sustente la referida actuacin.

Efectivamente, el derecho a la intimidad personal y familiar implica que nadie pueda interferir en nuestra persona, familia o bienes, incluso en nuestra contabilidad, al estar tutelados por un mando del derecho la vida privada pues al ser la contabilidad una radiografa en nmeros, le impide a terceros, a que la informacin se divulgue fuera de los casos permitidos por la ley (aspecto objetivo) As, queda claro que el derecho a la intimidad, impide a las autoridades a citar a los contribuyentes a que desahoguen actuaciones verbales si ellos no estn presentes y adems, a que los terceros se abstengan de divulgar o informar a las autoridades de los secretos que tuvieron a su alcance mientras dictaminaban los estados financieros (aspecto subjetivo).

Dicho En otras palabras, el derecho a la intimidad objetivo o subjetivo, est tutelado para que las autoridades no invadan un lmite de la vida propia del sujeto y tambin, para que los terceros vinculados al gobernado no divulguen la informacin que tengan con motivo de sus funciones.

Efectivamente el derecho ala intimidad, es un derecho fundamental reconocido por el artculo 16 constitucional primer prrafo y protege algo ms que la molestia. Tutela la reserva y sigilo de la informacin que constituye la vida privada de los sujetos; como lo es la informacin contable y fiscal, por ello, comnmente decimos que el derecho a la intimidad incluye tambin al secreto profesional, que es aqul que dispensa de rendir testimonio a los contadores en los casos que no estn expresamente permitido o autorizado por el titular del derecho.

Este ltimo aspecto es lo que cobra importancia en el tema a estudio, pues el secreto profesional, est vinculado estrechamente al derecho a la intimidad, y por ello, no slo debe cuestionarse la cita fsica que realiza la autoridad al contador a las oficinas de las autoridades fiscales, sino que tambin queda a escrutinio constitucional, que el contador al comparecer, no responda, declare, rinda testimonio, explique, aclare o justifique de forma verbal cualquier tema vinculado al gobernado -sin antes contar con su autorizacin expresa-.

As resulta, que como el contador no podr abstenerse de proporcionar la informacin a la autoridad ni a negarse a comparecer ante ella, porque es presionado coactivamente, ste queda exento de responsabilidad, pero el fisco, asume las consecuencias de la actuacin indebida, pues al contador puede presionarlo con los apercibimientos de que su registro puede ser suspendido o cancelado. Pero al hacer esta actividad de forma coactiva, es claro que la informacin obtenida de aqul se torna ilegal.

Esto es as, porque la obtencin de la informacin no es imparcial, sino violenta, al ser obtenida de acuerdo a una presin coactiva de la autoridad, que obliga al contador a proporcionarla, incluso, contra su voluntad o a sabiendas que ser usada en perjuicio del gobernado. Por este motivo, el derecho a la intimidad se encuentra vulnerado con este tipo de comparecencias, pues el secreto profesional del contador, que se encuentra dentro de aqul derecho fundamental de intimidad, se ve alterado, ya que el conocimiento de la informacin contable que haya sido obtenido durante el ejercicio de sus actividades, puede ser revelado a la autoridad por coaccin de sta, dejndole en estado de indefensin.

As, el derecho a la intimidad y el secreto profesional, son una llave que el fisco o el propio contador que dictamin los estados financieros no pueden abrir sin la voluntar del titular del derecho, ya que mientras el gobernado no conozca de forma cierta la informacin que rendir su contador, ste no queda en aptitud de manifestar su consentimiento para que aqul revele la informacin propia de su actividad, an cuando sta ya se haya reflejado en el dictamen de estados financieros.

En consecuencia, la autoridad no puede determinar un adeudo con la informacin obtenida de la comparecencia de un contador ni puede obligarle a que ste rinda testimonio de las operaciones activas y pasivas de la empresa, toda vez que las comparecencias para revisar papeles de trabajo no tienen un sustento normativo y adems, no le permiten al gobernado saber qu tipo de informacin se proporcion de forma verbal a la autoridad, lo que significa, que cualquier revisin de dictamen en donde se haya realizado esta actividad, debe ser declarado nula, porque la obtencin de la informacin se hizo contra la voluntad de su autor y en franca coaccin del ente que dictamin los estados financieros.


Por: Grupo Faras
Abogados Tributarios

Un problema. Una solución.
Grupo Farías, Abogados Tributarios.